¿Sueñas unas vacaciones llenas de diversión y aventura? Visita la Costa Azul francesa en barco y tu sueño se hará realidad.

Situada en la frontera con Liguria,  la Costa Azul se presenta como un itinerario imperdible, un lugar de gran encanto en el que disfrutar de un mar espectacular en barco, gracias a las numerosas bahías y puertos que permiten detenerse y descubrir la belleza del mar y la tierra firme.

Son las vacaciones ideales si deseas combinar sonido silencioso del mar, la belleza de la naturaleza sin renunciar a la elegante mundanalidad que solo la Costa Azul puede ofrecerte.

Visita la Costa Azul en barco

La Costa Azul en barco: entre diversión y belleza

El tramo de costa entre Sanremo y Saint Tropez es uno de los más famosos de Europa para unas vacaciones llenas de diversión: playas con vistas al mar turquesa, una montaña dificil con pueblos encaramados y una animada vida nocturna.

No solo diversión y encantadores destellos del mar: estos lugares también ofrecen itinerarios nuevos, que incluyen galerías de arte dedicadas a los maestros impresionistas, pueblos con encanto antiguo y centros históricos.

La Costa Azul se presenta como un territorio lleno de sorpresas, capaz de satisfacer a viajeros de todas las edades y de ofrecer experiencias únicas tanto a lo largo de la costa como en el interior: la idea de hacer un recorrido por la Costa Azul en barco, mezclando pasión por el mar y la de aventura, podría ser perfecto.

La Costa Azul, con sus colores y matices, ha sido una fuente de inspiración para el movimiento impresionista durante siglos. De hecho, pintores como Picasso, Matisse y Renoir han intentado reproducir en lienzo el magnífico color del mar de la Costa Azul.

Visita la Costa Azul en barco

Las vacaciones en barco en la Costa Azul francesa son las favoritas por los turistas procedientes de todo el mundo. Hay millones de visitantes que vienen aquí cada año.

Hay quienes deciden vivir la experiencia de la Costa Azul francesa en barco, mecidos por las olas del mar. Un viaje fuera del tiempo y el espacio, al ritmo de la corriente marina. Además, y sobre todo, esta es la Costa Azul francesa en barco.

Unas vacaciones en barco en la Costa Azul es lo mejor, si está buscando una experiencia divertida con el compromiso adecuado entre el mar y las ciudades elegantes con un barco exclusivo.

Mónaco

Uno de los destinos más populares para los turistas que visitan la Costa Azul francesa es Mónaco. Gracias a su encanto de pequeño Principado suspendido entre el lujo y la galantería de antaño y las innumerables actividades que ofrece el lugar, la famosa ciudad-estado es una parada imperdible.

Mónaco y, en particular, el distrito de Montecarlo atraen cda año a millones de visitantes de todo el mundo. Si visitar el Principado de Mónaco es una experiencia fuera de lo común, hacerlo durante unas vacaciones en barco puede ser aún más emocionante.

Visita Monaco en barco

Partiendo desde el puerto de Mónaco, navegando hacia el este, una de las primeras paradas en tus vacaciones podría ser Roquebrune-Cap-Martin (Roccabruna): un pintoresco pueblo medieval con vistas al mar, Roccabruna siempre ha sido un destino favorito de artistas y aristócratas, que aquí se refugiaron para encontrar inspiración o simplemente para relajarse y disfrutar de la belleza natural del lugar.

Menton: espléndida perla de la Costa Azul francesa

Continuando la ruta de las vacaciones en la Costa Azul en barco,  os encontraréis con Menton, una colorida ciudad encaramada  sobre roca al mar, caracterizada por maravillosas playas y numerosos atractivos de carácter histórico y arquitectónico,  y también parques, jardines y museos por descubrir.

Visita Menton en barco

Menton dispone de una amplia oferta naturalista y cultural.

Si en cambio apuntamos la proa hacia el oeste, otro lugar imperdible es Villefranche-sur-Mer, un municipio con poquísimos habitantes, pero que sorprende por su belleza paisajística y arquitectónica.

Pequeño pueblo de pescadores, Villefranc

Visita la Costa Azul en barco

he se caracteriza por un colorido casco antiguo y una vista impresionante de la península de Cap Ferrat.

Niza, la capital de la Riviera francesa entre gastronomía y tradición

El recorrido en barco por la Costa Azul francesa continúa hasta Niza, la ciudad más grande de la costa. Niza es una ciudad milenaria, que ha conocido dominios diferentes y que de cada uno de ellos ha heredado parte de su actual singularidad.

La ciudad vieja recuerda algunos de los principales balnearios italianos, en primer lugar Génova, tanto en arquitectura como en su rebosante vida, con callejuelas y callejones estrechos, casas de colores y un sinfín de personas que se detienen y pasean entre tiendas típicas y delicatessen.

El paseo marítimo de Niza está siempre lleno de ciudadanos y visitantes, que también aquí pueden disfrutar de sus actividades deportivas, como correr y montar en bicicleta.

Fácilmente reconocible en las fotos más sociales, gracias a los característicos bancos azules, que bordean el paseo marítimo de la Bahía de los Ángeles, es una ciudad que no ofrece solamente turismo, trasnochar y bronceado.

De hecho, para los amantes del arte, Niza requiere una parada más larga que otros lugares ya que hay numerosas atracciones en la ciudad. Basta pensar en los museos, como el de Chagall, Matisse y el Museo Arqueológico, pero también en los edificios históricos, incluida Villa Massena, y en los edificios religiosos.

Antibes, la ciudad de Picasso

Y desde Niza continuamos nuestras vacaciones en barco por la Costa Azul hasta Antibes Juan Le Pins, un pueblo que inspiró algunas obras de Picasso, que se pueden admirar en el museo dedicado al artista.

El centro histórico de Antibes se asoma al mar con mil tonalidades de azul.

Continúa por la Costa Azul en barco hasta Cap d’Antibes, en el pequeño puerto de Olivette, donde los barcos de colores crean un paisaje sugerente, como en una postal.

No hay nada mejor que nadar en el corazón del mar cristalino de la Costa Azul francesa: Cap d’Antibes alberga hermosas playas para bucear. Hay muchas calas aisladas a lo largo de la costa.

Cannes

Navegando por la costa te encontrarás con la espléndida ciudad costera con casas color pastel: es Cannes, la ciudad que se divide en maravillosas calles que conducen al castillo, famoso porque desde aquí se puede admirar un panorama increible.

Su paseo marítimo es perfecto para los amantes de las compras y la buena mesa.

San tropez

Elegancia, ostentación, yates, lujo y movida nocturna: bienvenido a Saint Tropez.

Además de la vida nocturna, Saint Tropez tiene hermosas playas: Bouillabaisse, Caneliers, Salins, Tahiti, Pampelonne.

Visita Saint Tropez en barco

En Saint Tropez se fusionan lo antiguo y lo moderno: caminando por el centro se pasa del pequeño pueblo del puerto deportivo a una zona de vanguardia llena de tiendas de moda, clubes y elegantes restaurantes.

Pero la belleza de la Costa Azul francesa en barco alcanza su punto máximo con una parada en las p costas vírgenes de las islas Hyères.

Costa Azul francesa en barco: el archipiélago de Hyres

A pocos kilómetros de Italia encontrarás tu Caribe. Podrás disfrutarlo gracias a las vacaciones en barco.

El archipiélago consta de tres islas principales, las tres únicas: Porquerolles, Port Cros y Le levant.

Con las vacaciones en barco es posible visitarlas todos, bucear en las azules y cristalinas aguas, hacer esnórquel entre los peces de colores del Mediterráneo.

La isla de Porquerolle

Las playas de arena blanca, los bosques de pinos marítimos, la lavanda y el mar azul hacen de esta pequeña isla uno de los lugares más protegidos del mundo desde un punto de vista medioambiental. De hecho, es un magnífico oasis ecológico: es posible visitar el interior a pie o en bicicleta.

Las playas más hermosas de la isla son Plage de la Courtade y plage de Notre Dame.Visita la Costa Azul en barco

Port Cros

La segunda de las islas Hyres, Port Cros, es famosa por su reserva marina, el lugar ideal para bucear y hacer esnórquel.

Aquí mismo puedes admirar el sendero submarino que te permite nadar durante 30-40 minutos, admirando la maravillosa vida submarina.

Gracias a las vacaciones en barco podrás visitar sus playas más bonitas y sumergirte en su esplendor submarino todo el tiempo que quieras.

Isle du Levant

La otra isla para visitar durante tus vacaciones en la Costa Azul francesa en barco es Isle du Levant.

Con solo 8 km de largo, está ocupado casi en su totalidad por la marina militar, pero el extremo noroeste está reservado para el pueblo naturista de Héliopolis.

El tramo de costa ofrece hermosas calas y dos playas, Les Grottes Plage, donde el nudismo es obligatorio y Plage de Sable Levant.

En resumen, la Costa Azul en barco son las vacaciones perfectas para vivir la experiencia del mar a tope, desde el mar azul a la movida nocturna, desde el esnórquel hasta las playas nudistas: en la Costa Azul no falta nada.

¿Quieres zarpar hacia este paraíso? En Letyourboat encontrarás muchas soluciones para vivir unas vacaciones inolvidables en barco en la Costa Azul francesa.

Write A Comment